¿Ordenadores que hablan?

23 Mar

En cierta medida, son muchas las aplicaciones informáticas que, de un modo u otro, se comunican por medio de lenguas humanas con nosotros. Desde aquellas simpáticas máquinas de tabaco que nos daban las gracias por consumir (creo que ahora ya no es políticamente correcto que lo hagan), hasta las simpáticas robots que nos ayudan a comprar muebles (como Anna de Ikea) o a elegir el mejor trayecto para tu viaje (como Irene de Renfe), por poner ejemplos que están en la mente de todos.

En los medios de comunicación, de vez en cuando aparece la noticia de que los investigadores han conseguido que los ordenadores hablen. Y como muestra, podéis ver el siguiente video:

No obstante, tal y como dicen los periodistas de este audiovisual, y como podemos comprobar todos interactuando con Anna o con Irene, los ordenadores todavía están lejos de ser capaces de desarrollar una conversación natural. En pleno siglo XXI, después de conseguir lo imposible en tantas ramas de la ciencia y de la técnica, no hemos sido aun capaces, en realidad, de dotar de naturalidad a las conversaciones de los programas informáticos. ¿Tan difícil es hablar?

Pues parece ser que sí. Hace casi dos años, el 9 de mayo de 2011, el grupo de investigación al que pertenezco (el grupo sylex, de la Universidad de Zaragoza) invitamos a la Dra. María Dolores Jiménez, de la Universidad Rovira i Virgili a que nos diera la conferencia titulada ¿Por qué no hablan los ordenadores? Retos para la lingüística del siglo XXI. En ella, comprobamos cómo los distintos robots que antes hemos mencionado (Irene o Anna) eran muy eficaces para resolver un conjunto limitado de cuestiones, pero se veían incapaces de mantener una conversación natural normal si se les planteaba algo distinto a lo que esperaban. Obviamente, la dificultad no estriba, pues, en aportar a los ordenadores un código lingüístico, sino en enriquecer dicha información con todo el arsenal de conocimiento del mundo, información implícita, procesos inferenciales y sesgos cognitivos con los que afrontamos la conversación los humanos. Nadie duda de las ventajas que supondría poder comunicarse con los ordenadores usando una lengua natural. No obstante, parece que para que esto sea posible, tenemos que conseguir que sean un poco más parecidos a nosotros de lo que son ahora.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: